Gracias a L.J Smith por crear a nuestro vampiro más sexy y rebelde...

32- Pantera


Otro largo silencio se propagó en todo el bosque. Jason cayó de rodillas con las manos en su vientre. Anaís corrió hacia él.
Quería llegar a ellos pero todavía no podía. Una gran impotencia recorrió mi cuerpo. Quería hacer algo pero había perdido mucha sangre, necesitaba alimentarme.
Jason cayó al suelo y Anaís se avalanzó sobre él. Pude ver su ropa manchada de sangre que no paraba de emanar.
-Anaís aléjate no vas a soportarlo. -le grité. Me miró con ojos confusos y acarició el estómago de Jason. Se manchó las manos de sangre. Alzó una de sus manos y se la acercó a la nariz.
Poco a poco se fue aproximando a él, puso cada una de sus manos a cada costado de Jason y se inclinó más hacia él.
-No lo hagas. -logré balbucear.
Después de observarla unos segundos pude ver que sus intenciones no eran lastimarlo, estaba diciéndole algo en susurros. Agudicé mi oido.
-Jason tu puedes. Ánimos no pasa nada. De peores has salido. Ánimos. Abre los ojos Jason. Mírame.
-Lo siento cariño. Por ti muero feliz. -dijo él con dificultad.
-No vas a morir. No puedes morir por mí. Jason mírame.- la tensión aumentó y yo seguía sin poder hacer nada.
Reuní todas mis fuerzas para arrastrarme un poco al lugar donde ella estaba.
-¡JASON!
Anaís apretó ya el cuerpo inerte de Jason en su pecho. Lo mecía como si se tratara de un niño que no puede dormir.
Una rabia jamás sentida se apoderó de mí. No porque huviera muerto Jason, ella no era feliz. Ella estaba sufriendo. Ella lloraba por culpa de ese desgraciado que se miraba la escena divertido del otro lado, apoyado en un árbol.
La rabia sirvió para que mi cuerpo reaccionara de una vez por todas.
Me acerqué torpemente a ella. La separé del cuerpo sin vida y la enrosqué entre mis brazos. Y sin saber porque la mecí una y otra vez, acariciando su pelo.
-Mi amor yo estoy aquí contigo. Juntos lo superaremos porque nos queremos y eso es lo más importante.
Sus lágrimas no cesaban, cada vez se convertían en un llanto más fuerte y lleno de dolor.
-Ha sido mi culpa. Ha sido mi culpa. -no dejaba de repetir.
-No ha sido tu culpa amor.
Se separó de mí y me miró a los ojos. Esos ojos llenos de dolor me partieron el alma y el corazón.
Un nudo se hizo en mi garganta. huviese llorado si me huviese acordado de como hacerlo.

-Que bonita escena. -se burló el vampiro psicópata.
En menos que canta un gallo me posicioné delante de Anaís, cubriéndola con mi cuerpo.
-Romeo y Julieta solos en acción.
-Vas a tragarte las palabras desgraciado. -lo amenacé.
-Has perdido mucha sangre Damon, no eres lo suficientemente fuerte. -se frotó las manos.
Tragué saliva, tenía razón. No lograría vencerle sin la ayuda de Stefan. Tenía que concentrarme haver si podía sentir mi poder y venir a ayudarnos.
-Pero yo sí.
El odio que provenía de esa voz me dejó sin palabras. Me giré sorprendido.
Tenía los ojos negros y las ojeras se marcaban dándole un aspecto terrorífico. La boca entreabierta mostrando sus colmillos y las manos cerradas en puño.
Avanzó un paso y me interpuse en el camino.
-No vas a hacer nada tu sola. Va a matarnos a los dos.
-No voy a permitir más muertes. -dijo fríamente sin dejar de observar al vampiro.
Dio otro paso. Nuestros cuerpos ya se tocaban.
-Déjame Damon. -me ordenó.
-No.
Sin más me apartó de un empujón y caí en el suelo débil por culpa de mis heridas.
La escena que presencié fue horrible.
De un salto ágil, Anaís se lanzó al cuello del vampiro. Forzejearon pero ella era muy fuerte. El dolor que sentía la había poseído. Parecía una pantera peleando como una fiera.
Todo sucedió muy rápido. No se de donde salió la estaca pero Anaís se la clavó con todas sus fuerzas.
-Hasta nunca. -susurró.
El cuerpo del vampiro se fue consumiendo y Anaís cayó de rodillas al suelo.
Me arrastré hasta donde ella se encontraba. Se giró lentamente y me miró a los ojos. Los tenía llenos de lágrimas.
Se arrojó a mis brazos y caí hacia atrás pero sin dejar de abrazarla.
Lloró como una niña en mi pecho. Después de un buen rato levantó la cabeza.
-Estás muy mal. Necesitas recuperarte. -Asentí.
-Vamonos para casa, de todas formas está a punto de amanecer.
-No me importa.
Sus palabras se clavaron en mi pecho peor que una estaca. Sujeté su cara con mis manos.
-No digas eso, a mi si me importa. Me importas mucho. -agachó la cabeza.
-Está bien vámonos.




Bueno amigas/os el próximo será el último capitulo. Espero publicarlo prontito y deseo que les guste. No sean muy malos conmigo por favor. Gracias por estar ahí. Besos.

9 comentarios:

  1. Luna que decir.....
    Este capítulo es preciosoooo...

    Ma gustado mucho de corazón. Tantos sentimientos en esos momentos tan difíciles de la vida, que bonitooooo!!
    Y por que este capítulo sea el penúltimo no ay porque molestarse eres única
    y siempre te seguiré!!
    Un millón de gracias Luna por ser asin..

    Esperando el ultimo capu con muchaas ilusiones bsoos y animoos guuuaaapaaa..

    ResponderEliminar
  2. Me encanta y tu historia de "
    Amor en guerra"
    es tan bien fascinante
    besos, ya espero el final, se que sera excelente ...

    ResponderEliminar
  3. el amor lo vence todo. Anaiis siiempre con Damon!!! q hermoso por fiin
    ahaha me dolerá el fiinal pero qiiero leer
    no tardes en publicar Luna besos

    ResponderEliminar
  4. Ay dios como lo dejas asi un beso luna

    ResponderEliminar
  5. Ay, Luna, esta genial, pero pobre Jason, te juro que me lo imagino y se me hacen agua los ojitos. No puedo creer que se acabe, es una de las historias mas adictivas que he leido. Igual y me desquito con tus otras historias.
    Besos, cuidate.

    ResponderEliminar
  6. Lunaa!
    Me encanta la parte de Anaís en acción!
    Espero la continuación!!:)
    Shadow

    ResponderEliminar
  7. WOW!!!
    OMFG!!
    Me preguntó que pasará después!
    Me dejaste picada xD
    espero que me avises cuando
    publicas el proximo
    Me encanto~
    Espero que sigas así

    ResponderEliminar
  8. Me encanto el capitulo!
    Tienes un premio en mi blog!!
    Pasate

    Bye

    ResponderEliminar
  9. Genial!!!! esperamos el siguiente con ganas

    ResponderEliminar