Gracias a L.J Smith por crear a nuestro vampiro más sexy y rebelde...

4- La huida.

Perdonadme, los acentos no me funcionan. Deseo que les guste.
Especialmente dedicado a mi mas preciado amigo. Gracias.
Luna

Seguia inquieta en la cama, dando vueltas de un lado a otro. Mire el reloj. Las dos. ¿Porque los vampiros tenian esa habilidad de no dormir? ¡Menudo fastidio!
-Hija recuerda que oigo todo lo que piensas. -grito papa desde su cuarto.
¡Genial! Ahora ni siquiera podia pensar.
Abri los ojos con los primeros rayos de sol, al fin habia logrado dormir un poco. Ese dia, no se porque, mis ganas de arreglarme fueron mayores. Me prove todos los vestidos de mi armario, hasta que di con el adecuado. Era gris perla con un hombro al descubierto. Lo conjunte con un cinturon y mis botas hasta la rodilla. Pefecta. Una cola bien alta y un maquillaje de dia. Baje al salon tarareando una cancion.
-¿no creeras que vas a ir al instituto asi?
-Pero papa asi va la juventud hoy en dia.
-Tu no eres como ellos.
-Gracias por recordarmelo Edward.
Subi corriendo a mi cuarto y me puse unos leggins. Como el dia anterior toda mi familia me acompaño a clase. Fue de lo mas aburrido, necesitaba alguna distraccion pero no pasaba nada divertido.
Tocaba clase de ciencias y salimos a los alrededores a estudiar los seres de aquel lugar. ¡Que fastidio! ¿Que era lo mas emocionante que se podia encontrar? Ah si. Un lobo gigante. Me rei imaginando la cara de los pobres alumnos si alguno viera los lobitos de la zona.
El bramido de una moto me saco de mis pensamientos. Era el. Damon. Tan atractivo como siempre. Vestido de negro con su chupa de cuero y mirandome por encima de sus ray-ban. Me gire instintivamente, todos estaban embobados mirando hacia Damon y los ojos de mis padres salian de sus orbitas. Sonrei instintivamente y volvi la mirada hacia Damon que me dedicaba una espectacular sonrisa torcida. ¿Podia ser mas sexy?
Sin pensalo dos veces me deje llevar por mi instinto y me dirigi hacia el. ¿Que podian hacer mis padres? Como mucho utilizar su velocidad para retenerme, pero dudaba que se pusieran en evidencia ante los ojos de tantos humanos. Sonrei. Mi padre debia de estar furioso.
-Hola preciosa. -me acaricio la mejilla. -¿Te aburres?
-Parece que me lees el pensamiento.
-¿Tienes ganas de divertirte y ser tu?
-Demasiadas.
Me señalo la parte trasera de la moto y me subi agarrandome a su espalda. Arranco el motor haciendo un cavallito a la salida.
No pense mas en nada, me deje llevar por aquel misterioso y tremendamente atractivo vampiro. El aire rozaba mi cara, observe el marcador. Ibamos a 200km/h, la sensacion que me invadia era de una extraordinaria libertad.
Corrimos y corrimos por mas de una hora hasta llegar a las primeras casas de un pueblo que ni siquiera vi el nombre. Paramos en una especiede cantina. La mujer lo miraba embobada y una rabia desconocida se apodero de mi cuerpo.
-¿Que desea tomar cavallero? -saque el aire por mi nariz mas fuerte de lo normal. Damon me observo divertido.
-Un whisky doble y...
-Otro para mi.
Cuando lo sirvio le dedico una sonrisa demasiado simpatica. Cogi el vaso de whisky y me lo bebi de un trago. El liquido me quemo la garganta e instintivamente me puse las manos en el cuello.
-No has bebido nunca, ¿no?
Negue con la cabeza.
-Tienes que saborearlo poco a poco, mirame.
Se acerco el vaso a esos perfectos labios, me sonrio y dejo resbalar el liquido por su garganta humedeciendole los labios. Despues, sin dejar de mirarme paso lentamente su lengua sobre aquellos labios qe no podia dejar de observar.
Solto una risa sonora. Me estaba retando y tenia ventaja, sabia que habia caido ya en sus redes. Pero no se lo iba a poner tan facil.

2 comentarios:

  1. Primera en comentar me encanto el capitulo y que bueno que sigas

    ResponderEliminar
  2. Me encanto el cap :D
    Publica mas seguido si puedes si!?
    besos *-*

    ResponderEliminar